Registro del horario de jornada. En 2020 se prevén muchas más Inspecciones, con una coordinación específica con las Comunidades Autónomas

Desde el 12 de mayo de 2019, las corporaciones con trabajadores a su cargo, incluidos los autónomos y pymes, tienen que establecer un registro de la jornada que llevan a cabo los empleados. Si accedemos a los datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social detectamos más de 5.300 expedientes que el Organismo reconoce relacionados con el registro de la jornada y el tiempo de trabajo. Se trata de casi un 4% más de casos que en el mismo periodo inmediatamente anterior. En ellos, se registran 980 infracciones, lo que supone casi un 10% más que en los seis meses anteriores.

En base a ellos, se reclaman un total de 1.263.000 euros. 113.000 relacionados con el registro de jornada y 1.150.000 con el tiempo de trabajo. Pero esto es sólo el principio, pues el propio Ministerio ha advertido en diversas ocasiones que en 2020 se perseguirá, mediantes inspecciones específicas, el registro de horario de la jornada.

Datos unicos sobre registro horario

En los primeros seis meses de aplicación de esta normativa ha tenido como consecuencias la apertura de 2.000 expedientes relacionados con el registro de jornada. Del total, 505 han sido cerrados, y 107 han sido finalmente resueltos con sanción definitiva, con la cuantía señalada anteriormente (113.000 euros).

Según los datos analizados en mundolopd.com (portal puesto en marcha por la compañía Conversia para informar y analizar sobre esta regulación), la media de las sanciones oscila los 1.000 euros por empresa. Es una cifra que supera las infracciones catalogadas como leves (cuyas multas van de 60 a 626 euros). No hay que olvidar que las sanciones graves pueden llegar a los 187.000 euros.

Por otro lado, de los 505 expedientes finalizados, un total de 189 organizaciones han recibido un requerimiento para solucionar situaciones de irregularidad, y en caso de no hacerlo en tiempo y forma también serán sancionadas.

Por lo general, las multas relacionadas con esta implantación de la normativa aún están muy lejos de las que se expiden por irregularidades en el tiempo de trabajo. Pero en 2020 la Inspección de Trabajo no será tan condescendiente como en esos seis primeros meses de la normativa a la hora de aplicar sanciones. Lo advierte el propio Ministerio, pero también desde el mencionado portal, quienes recuerdan en su análisis que la Seguridad Social se coordinará con las Comunidades Autónomas para poner en marcha campañas específicas sobre la cuestión.

Os facilitamos desde Bazán Asesores un cuadrante para usarlo con vuestros trabajadores.

FUENTE: MINISTERIO DEL TRABAJO

La Seguridad Social aprueba una ayuda específica para los autónomos que sufran un accidente laboral

La nueva prestación consiste en una prestación económica para que los trabajadores por cuenta propia afronten los gastos que supone eliminar las barreras arquitectónicas del local donde desarrollan su actividad

La Seguridad Social ha incluido dentro del catálogo de ayudas, que deberán asumir todas las mutuas, una específica dirigida a los trabajadores autónomos que hay sufrido un accidente, así como a su cónyuge, pareja o hijos, según ha informado ATA en un comunicado. En concreto, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el pasado 13 de diciembre una resolución de la Dirección General de Ordenación de la Seguridad por el que se regulaba las ayudas potestivas que las Mutuas puede otorgar. De lo que se ha felicitado la organización mayoritaria de autónomos.

La nueva prestación consiste en una ayuda económica para que los trabajadores autónomos afronten los gastos que supone eliminar las barreras arquitectónicas del local donde desarrollen su actividad, con el fin de adaptarlo a las nuevas necesidades físicas del trabajador por cuenta propia tras el accidente o enfermedad profesional.

Desde ATA, han recordado, que fue una iniciativa suya impulsada hace dos años en el seno de la Comisión de Prestaciones Especiales de Mutua Universal, de la que es miembro, y que ya se viene concediendo a los autónomos asociados a la citada mutua.

Sin embargo, la normativa aprobada por el Gobierno ha eliminado el resto de ayudas graciables que constituían el catálogo de prestaciones para autónomos que se creó en el seno de la Seguridad Social, entre la que destacaba la concesión de una ayuda económica para la contratación de un trabajador durante un año como máximo que sustituyera al autónomo accidentado durante su recuperación.

Para José Luis Perea, secretario general de ATA, «aunque la concesión de estas ayudas son potestad de las mutuas ya que van más allá de sus obligaciones legales, es cierto que viene a completar la protección del trabajador autónomo frente a los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales situándolo al mismo nivel de protección que el asalariado».

La citada regulación también recoge prestaciones, que el autónomo podría solicitar a través de las comisiones de prestaciones especiales de las mutuas de accidentes de trabajo justificando el estado de necesidad, como las ayudas a la rehabilitación y tratamiento de centros especiales del trabajador, la adaptación de su vivienda o vehículo, gastos de desplazamiento, prótesis avanzadas o ayuda domiciliaria

Contrato a un familiar

Si usted, como autónomo, quiere incorporar en su actividad a un familiar, éste deberá cotizar a la Seguridad Social en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Es lo que se denomina «familiar colaborador».

Requisitos del colaborador

A estos efectos, existirá obligación de alta en el RETA para el familiar colaborador si se dan los siguientes requisitos:

Si se trata de su cónyuge, de su pareja de hecho o de otro familiar por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive. Por ejemplo: hijos, hermanos, nietos…

Si la colaboración en su negocio es habitual.  Si se trata de trabajos puntuales o esporádicos no existe obligación de alta en la Seguridad Social.

Si el familiar convive con usted en su hogar y está a su cargo.

La razón por la que su familiar debe cotizar en el RETA es que se entiende que participa directamente en los rendimientos económicos de su actividad. Es decir, no existe ajenidad dado que los frutos (el resultado y los riesgos del trabajo) se quedan en la familia.

Derechos, obligaciones e incentivos

Aunque se trate formalmente de un autónomo, su familiar no deberá asumir las obligaciones fiscales trimestrales de IVA e IRPF. Esto es así dado que no debe darse de alta en Hacienda.

Respecto a sus obligaciones como titular del negocio:

Si abona un salario a su familiar, deberá practicar retención (como a cualquier otro trabajador) e ingresarla en Hacienda.

Dicha retribución será un gasto deducible para usted, así como las cuotas del RETA (si es usted quien ingresa las cotizaciones del familiar).

Bonificación. En todo caso, las cotizaciones en el RETA del familiar colaborador dan derecho a una bonificación del 50% durante los 18 meses posteriores al alta, y del 25% durante los seis meses siguientes.

Excepciones: Régimen General

Dos casos. Pese a lo anterior, existen dos casos en los que la contratación de un familiar se debe efectuar mediante un contrato de trabajo con cotización en el Régimen General:

Si se acredita la condición de asalariado del familiar.  si la relación entre ambas partes reúne las características de dependencia y ajenidad (si tiene un horario, está bajo el poder de dirección del empresario, percibe un sueldo fijo…).

Si el familiar es su hijo y es menor de 30 años (o mayor de dicha edad, si tiene una discapacidad que le causa especiales dificultades para su inserción laboral) puede elegir encuadrarlo en el Régimen General o como autónomo colaborador.  Eso sí, si lo contrata por cuenta ajena, su hijo quedará excluido de la protección por Desempleo.

Si firma un contrato indefinido con su cónyuge y demás parientes hasta el segundo grado, podrá aplicar una bonificación en la cuota empresarial por contingencias comunes del 100% durante 12 meses.

Puede contratarlo en el RETA mediante la figura del «familiar colaborador» si el trabajo es habitual y el familiar está a su cargo. Si se trata de su hijo menor de 30 años, puede darlo de alta en el Régimen General.

FUENTE: ACTUALIDADFISCAL.ES

FELIZ AÑO NUEVO

DESDE BAZÁN ASESORES QUEREMOS AGRADECERLE LA CONFIANZA DEPOSITADA EN NOSOTROS EN ESTE 2019 Y HACERLES LLEGAR NUESTROS MEJORES DESEOS PARA EL 2020, COMPARTIR OTRO AÑO JUNTO A NUESTROS CLIENTES NOS LLENA DE ORGULLO Y NOS SATISFACE SEGUIR HACIÉNDOLO DURANTE EL 2020 Y AÑOS VENIDEROS

NUESTRA MISIÓN ES HACER QUE EL CLIENTE ESTÉ SATISFECHO CON EL TRABAJO QUE DÍA A DÍA REALIZAMOS POR TODOS ELLOS, POR ESO CONTINUAREMOS TRABAJANDO DÍA A DÍA DURANTE EL 2020 PARA DAROS EL SERVICIO DE CALIDAD QUE MERECÉIS

QUE EN ESTE NUEVO AÑO NO FALTE LA SALUD Y FELICIDAD.

FELIZ 2020

Se inician más de 5.000 expedientes sobre registro de jornada

Desde que el pasado 12 de mayo entrara en vigor el nuevo sistema de Registro obligatorio de jornada para empresas, seis meses después el Ministerio de Trabajo ha hecho públicos los resultados del control que ha llevado a cabo la Inspección de Trabajo con el objetivo de garantizar su cumplimiento.

Más de 5.000 expedientes

Desde mayo a octubre, Inspección de Trabajo y Seguridad Social ha finalizado un total de  5.363 expedientes relacionados con el registro de jornada y el tiempo de trabajo, entre los que se han detectado un total 980 infracciones.

Multas que pueden oscilar entre los 626 euros y los 6.250 euros

Las sanciones propuestas alcanzan los 113.181 euros, lo que supone una media de 1.057 euros por empresa. Se observa por tanto que los castigos impuestos se sitúan en la franja baja, ya que según la nueva norma la multa puede oscilar entre los 626 euros y los 6.250 euros. Esta fue, a su vez, una de las grandes críticas que realizaron los sindicatos a esta ley, ya que no incluye una sanción por cada trabajador que incumpla el registro de jornada -algo que elevaría considerablemente el importe total-, sino para la empresa en su conjunto.

Además de las citadas infracciones, los inspectores han realizado 189 requerimientos de subsanación, es decir, un aviso previo a la multa, para que corrijan lo que está mal; si pasado el tiempo que se les da de plazo no se ha solucionado, la multa será mayor. Estos datos evidencian que en estos primeros meses de aplicación los inspectores han actuado principalmente instando a las empresas a que corrijan las irregularidades antes de proceder a la sanción. Así se lo había pedido el Ministerio, que actuaran con moderación para que estos primeros meses de aplicación fueran un periodo más bien de adaptación.

Más inspecciones en 2020

Desde la Inspección recuerda que la obligatoriedad del registro de tiempo de trabajo afecta a todas las personas trabajadoras, al margen de su categoría o grupo profesional, y a todos los sectores de actividad y empresas, siempre y cuando estén incluidas en el ámbito de aplicación que define el artículo 1 del Estatuto de los Trabajadores, lo que incluye al teletrabajo y otras fórmulas de horario flexible, al igual que a trabajadores móviles como los comerciales. Las únicas excepciones son determinadas relaciones laborales de carácter especial, como el personal de alta dirección.

Finalmente, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social ha anunciado que en coordinación con las Comunidades Autónomas, pondrá en marcha en 2020 una nueva campaña de inspección específica sobre el registro horario.

Subida de salario mínimo, pensiones y bases de cotización para 2020

Estos son algunos de los aspectos fundamentales a nivel social y laboral como el incremento de las pensiones, la cuantía del SMI y las bases de cotización a la Seguridad Social para el próximo 2020, que se encuentran paralizados hasta la toma de decisiones por parte del nuevo Gobierno.

A la espera de una futurible investidura antes de final de año, con toda probabilidad, dado el escaso tiempo que faltaría para el término de 2019, comenzaremos el nuevo año con las cantidades y reglamentación vigentes con anterioridad.

Con el estado actual, todo evidencia que a 1 de enero de 2020 no se producirá la anunciada subida de las pensiones en un 0,9 %, el salario mínimo o las bases de cotización.

Subida de las pensiones en un 0,9 % para 2020

El Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social ya ha declarado que encuentra difícil aprobar la subida de las pensiones del 0,9% -y la del salario mínimo- estando en funciones. En este sentido la posibilidad de revalorización en un último Consejo de Ministros del año para que entre en vigor el 1 de enero del próximo año es poco probable.

En cualquier caso, “por seguridad jurídica”, antes de que finalice el año se ha adelantado la intención del actual Gobierno en funciones de aprobar un decreto que despeje lo que sucederá con las pensiones el próximo año.

Salario mínimo para 2020 ¿1.000 euros?

A pesar de no existir, ni siquiera, un proyecto de Real Decreto que pudiésemos considerar orientativo, tras las declaraciones realizadas por nuestro presidente del Gobierno en funciones prometiendo a los sindicatos una subida a 1.000 euros del SMI para 2020, todo parece tender a que se volverá a producir una fuerte subida del 11,11% hasta situarlo en los 1.000 € mensuales (33,33 €/día).

Bases de cotización para 2020: Topes máximo y mínimo de cotización

Como hemos dicho, todavía no se ha revelado oficialmente la propuesta del SMI, de confirmarse su incremento, ello va a determinar, conforme establece el artículo 19.2 del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, que a partir del 1 de enero de 2020 (o cuando se establezca) el tope mínimo de las bases de cotización aplicable a todos los regímenes del sistema se incremente hasta la cuantía del salario mínimo interprofesional vigente en dicho ejercicio, incrementada en un sexto, salvo disposición expresa en contrario.

Del mismo modo, el tope mínimo de cotización para las contingencias de accidente de trabajo y enfermedad profesional será equivalente al salario mínimo interprofesional vigente en cada momento, incrementado por el prorrateo de las percepciones de vencimiento superior al mensual que perciba el trabajador.

¿Cómo averiguar el epígrafe del IAE y el de la CNAE con el buscador de actividades de la Agencia Tributaria?

La Agencia Tributaria ha incorporado en julio de 2019 una nueva herramienta de asistencia virtual censal denominada Buscador de actividades económicas, que indica los epígrafes de las tarifas del IAE y, en su caso, el código de actividad equivalente (CNAE) que resulta aplicable a una actividad económica.

Para su utilización basta con introducir en un buscador una palabra significativa de la actividad de la empresa, con la que se obtendrán los resultados que más se aproximen a la descripción de la actividad introducida, detallando el grupo o epígrafe del IAE, y si se entra en el detalle, se muestran los códigos nacionales de actividad económica (CNAE) que se corresponden con cada epígrafe.

Para conocer más sobre el IAE el CEF.- pone a disposición de los interesados el Curso Monográfico sobre Tributos Locales, pero si no conocemos el buscador de actividades de la web de la Agencia Tributaria, puede que nos interese el Curso Práctico sobre la Sede Electrónica de la AEAT, un completo programa formativo para especializarse en el uso de esta plataforma, que todo profesional del área fiscal debe dominar.

¿Qué es la CNAE?

El epígrafe de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas de España (CNAE) es un código numérico que se utiliza para clasificar y agrupar las unidades productoras según la actividad que ejercen de cara a la elaboración de estadísticas. En relación con la CNAE nos puede interesar conocer los siguientes puntos:

  • Su origen se encuentra en un reglamento comunitario que pretende que las empresas, las instituciones financieras, los Gobiernos y todos los demás agentes económicos del mercado único dispongan de datos estadísticos comparables y fiables.
  • El epígrafe de la CNAE no tiene relevancia a efectos fiscales y no tiene por qué coincidir con el epígrafe del IAE.
  • En el Real Decreto 475/2007, de 13 de abril de 2007, se aprueba la Clasificación Nacional de Actividades Económicas 2009 (CNAE-2009), que es de aplicación desde el 1 de enero de 2009.
  • La estructura de la CNAE se compone de cuatro niveles de clasificación: sección, división, grupo y clase, con rúbricas identificativas mediante un código alfanumérico de uno, dos, tres y cuatro cifras, respectivamente.
  • La CNAE-2009 es de uso obligatorio en el ámbito de aplicación de la Ley 12/1989, de 9 de mayo, de la Función Estadística Pública para todas aquellas operaciones estadísticas recogidas en el Plan Estadístico Nacional.
  • La CNAE puede cambiar a lo largo de la vida de la empresa en la misma medida que esta puede desarrollar distintas actividades, por lo que, si el epígrafe de la CNAE que hemos indicado como principal con la constitución de la sociedad dejara de serlo, habrá que hacer constar dicha modificación en el Registro Mercantil, remitiendo al registro una certificación con firma legitimada donde se indique el cambio.
  • Una de las aplicaciones de la CNAE es establecer las tarifas que cubren los riesgos profesionales con la Seguridad Social, ya que el importe de la cotización se calculará a partir del CNAE en el que se encuadre la empresa, de manera que una actividad que suponga mayor riesgo de accidentes profesionales estará sujeta a una cotización más elevada.
  • Con la entrada en vigor de la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, más conocida como la Ley de Emprendedores, se exige que figure el epígrafe de la CNAE correspondiente a la actividad principal en las escrituras de constitución de las sociedades y en los acuerdos sociales.

¿QUÉ ES EL IAE?

El IAE o impuesto sobre actividades económicas es un impuesto municipal obligatorio, directo y real, cuyo hecho imponible está constituido por el mero ejercicio, en territorio nacional, de actividades empresariales, profesionales o artísticas, se ejerzan o no en local determinado y se hallen o no especificadas en las tarifas del impuesto. En relación con el IAE nos interesa conocer lo siguiente:

  • El epígrafe del IAE es un código numérico que refleja la clasificación a efectos del IAE.
  • Cuando una empresa comienza su actividad debe indicar el IAE en el que va a estar encuadrada.
  • El epígrafe del IAE tiene relevancia tributaria, ya que de su elección se determina si la actividad que se va a desarrollar es empresarial o profesional, y si está sujeta o exenta de IVA.
  • Los epígrafes del IAE son una enumeración exhaustiva y detallada de las diferentes actividades económicas, realizada de acuerdo con la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE).
  • Los epígrafes del IAE se dividen en 3 categorías según se trate de actividades empresariales (ganaderas, mineras, industriales, comerciales y de servicios), profesionales o artísticas.
  • En cada una de las actividades económicas recogidas en las tarifas del IAE se recoge la cuota que tiene asignada cada actividad económica o los criterios para su determinación.
  • Los sujetos pasivos que no estén exentos del IAE están obligados a presentar declaración de alta, debiendo utilizar para ello el modelo 840.
  • Este código se debe incluir en el modelo 036 o 037 cuando se dé el alta de un autónomo o persona jurídica en la Agencia Tributaria, pasando de esta forma a ingresar en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores.
  • El IAE se devenga siempre el día 1 de enero de cada año, coincidiendo el periodo impositivo con el año natural, excepto en los casos de declaraciones de alta, en cuyo caso abarcará desde la fecha de comienzo de la actividad hasta el final del año natural.
  • En los dos primeros años de actividad, tanto los autónomos como las sociedades están exentos del pago de IAE, y a partir del tercer año se debe pagar si se factura más de un millón de euros anuales, por lo que muchos autónomos estén exentos de presentarlo.
  • El plazo para pagar el IAE puede variar, ya que el artículo 62.3 de la Ley General Tributaria confiere a la Administración tributaria competente, que en este caso son los ayuntamientos, la facultad de modificar el plazo de ingreso en periodo voluntario, siempre que dicho plazo no sea inferior a dos meses.
  • Los ayuntamientos determinan en sus ordenanzas fiscales la fecha de pago del IAE, y si no lo hiciesen, el plazo será el periodo comprendido entre el día 1 de septiembre y el 20 de noviembre.

Portal de retenciones y cuadro resumen sobre tipos de retenciones IRPF 2020

La Agencia Tributaria ha publicado un cuadro resumen donde se recogen los distintos tipos de retención que resultarán de aplicación en el Impuesto sobre la Renta. También se incluye el modelo resumen anual donde deben ser declaradas estas retenciones, con indicación de la clave de declaración correspondiente.

DICHO CUADRO SE ENCUENTRA EN: https://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Inicio/La_Agencia_Tributaria/Campanas/Retenciones/Cuadro_informativo_tipos_de_retencion_aplicables__2020_.shtml

Se publica el portal «Declaraciones informativas 2019» que reúne la información y las novedades referidas a las formas y plazos de presentación.

La presentación de declaraciones informativas 2019 podrá realizarse a partir del 1 de enero de 2020.

PUEDES ENCONTRARLA EN:

https://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/informativas.shtml

FUENTE:AEAT 19/12/2019